Inauguramos un nuevo apartado en el blog. Esta vez nos vamos a centrar en un aspecto fundamental a la hora de jugar al pádel, La Táctica. El encargado de llevar a cabo esta sección será Roby Pampin, entrenador  nacional argentino con una dilatada experiencia en el mundo del pádel. Desde aquí le quiero agradecer su colaboración con el blog y os animo a todos a que le preguntéis aquellas dudas que se os plantean durante  los partidos y le propongáis aspectos tácticos a tratar en futuras entradas de esta sección. Esta primera entrada trata de La Importancia de los Relevos.

  Si quieren pueden llamarle cruces, meter diagonales, cubrir espacios, tomar el medio… pero yo lo llamo relevos. La idea de estos relevos es que, mediante la visualización de vídeos de partidos y con la ayuda de canastos de bolas, la pareja, y principalmente el jugador, entienda y asimile una situación de partido que se da con frecuencia durante un partido. De esta manera, lograremos que sobre todo el jugador de drive tenga más participación en el juego, que generalmente suele ser el jugador que menos porcentaje tiene de tomar la red. Esto no quiere decir que el relevo no lo pueda hacer el jugador de revés.

  En ocasiones, cuando durante un partido se juega un globo pasado al jugador de revés de la pareja que está en la red, éste tiene que hacer una bandeja desde muy atrás y, posteriormente, hacer un sobreesfuerzo para llegar nuevamente a tomar la red y  poder, así, volver a la posición de volea. En algunos casos, después de la bandeja le suelen jugar la pelota por abajo. Ahí es cuando veo que muchas parejas pierden el medio y la red, ya que al no poder llegar cómodo el jugador opta por quedarse o tratar de volear forzado en mitad de pista con la posibilidad de fallar el punto, o dejándola entrar en pared, con la consiguiente pérdida de la red y del ataque.
     Si hablamos de un relevo bien hecho, el jugador de revés realiza la bandeja desde atrás y en vez de hacer un sobreesfuerzo para tomar la red nuevamente, sube más tranquilo y analizando la situación de la jugada, porque su jugador del drive es el encargado de cubrir el medio y un poco más de la pista en la pelota que el contrario va a jugar por abajo.
   Es muy importante hacer hincapié en la velocidad mental del jugador de drive, quien realiza el relevo, ya que tiene que estar atento y leer la jugada antes. Para esto, necesita estar en movimiento (con activación de pies)  para que con una buena velocidad de reacción pueda realizar un correcto desplazamiento para cubrir a su compañero y así volear de revés (siendo diestro) o de drive si el jugador es zurdo. 

   Como todos los aspectos del juego esto se puede entrenar. Al principio cuesta un poco pero con el tiempo el jugador termina asimilando este concepto. Lo ideal sería, si cabe la posibilidad, entrenar con la pareja ya que de esta forma sería todo más fácil. Os dejo unos vídeos de cómo se entrenaría este concepto.


Roby Pampin.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});