Uno de los problemas habituales en los partidos es sentir  no saber a dónde tirar las bolas, ya que vemos que los rivales están en todos lados y no hay espacios. El temor a las voleas del rival les llevará a cometer errores por jugar bolas muy ajustadas a la red o a los límites laterales de la pista. Esto es muy común que le ocurra a jugadores que abusan del juego por abajo, sin muchos globos. 
 La medida del campo rival  es de 10×10 metros. El ancho de la pista es cubierta por 2 jugadores, o sea que estando los mismos en la red habrá 2 jugadores para cubrir 10 metros. Estos 10 metros, se reducirán en función al lugar o ángulo de la pista de donde juguemos la bola llevándonos a tener aproximádamente 9 metros de pista para cubrirlos por 2 jugadores. 

Si los mismos juegan pegados a la red (1 o 2 metros) también tendrán muy poco espacio para que la bola les quede debajo de la red al ejecutar sus voleas, por lo que se verán asfixiados y obligados a tomar muchos riesgos ya que estarán entre dejar la bola en la red o regalada a merced de sus voleas.

 

Las soluciones: Globos, dejadas y bolas al medio.

El rival se pega a la red.

 

Cuando juegan un globo hacen que un jugador tenga que cubrir los 10 metros de largo que tiene la pista, por lo cual ya tienen el doble de espacio para jugar sus bolas, y el rival tiene una pista más larga y grande por cubrir.  Piensen que si tienen poco espacio para jugar bolas bajas (porque los rivales están muy pegados a la red), tienen mucho espacio aéreo para jugar globos.

Después de ese globo el rival habrá tenido que retroceder para rematar, y es ahí donde encontrarán más espacio para bajar la bola sin tanto riesgo de perder el punto tal como les decía anteriormente. Por esta razón es que el globo es el golpe más importante de la defensa ya que no sólo les permitirá ganar la red sino que les dará la posibilidad de abrir espacios en la pista, mover a los rivales, incomodarlos, cansarlos y generar espacios para luego intentar ganar el punto. 

El rival se queda en el fondo.

Ahora bien, cuando los rivales son quienes están en el fondo de la pista y ustedes en la red, una de las maneras más básicas de generar espacios es jugando bolas por el medio. Este será el único lugar menos protegido y en donde siempre hay al menos 5 metros entre los 2 jugadores rivales. Esta dirección la pueden buscar con voleas, intentando que no tengan rebote y que queden muertas cerca de la pared o bien con remates, aunque con éste último será más difícil conseguirlo y tendrán el riesgo de dar rebote de pared facilitando el contragolpe al rival, por lo que será un golpe importante pero que requiere un mayor trabajo técnico para llevarlo a cabo con éxito.

Otra manera más compleja en la que también se necesita un mejor manejo de la bola es jugando dejadas. Estas sacarán del fondo a los rivales y generarán espacios para luego poder definir sobre los mismos. Esta estrategia será vital cuando se enfrentan a jugadores que se defienden muy bien y que es complicado ganarles puntos desde la red. De esta manera los sacas de su hábitat y los obligas a dejar el fondo de la pista donde se encuentran más cómodos y resguardados.

Si prestán atención en los partidos profesionales observarán muchos globos (generalmente cruzados) y bolas jugando al medio, ambos golpes claves para abrir la pista teniendo enfrente a jugadores que dominan las voleas, remates y rincones, y en donde la única manera de ganar un punto es sacándolos de su posición y buscando generar huecos continuamente. Sintetizando, deberán jugar; globos, dejadas y bolas dirigidas al medio.

Nito Brea
Exjugador profesional 
Capitán del seleccionado argentino femenino campeón mundial en México 2002
Director del club El Monasterio, Buenos Aire (Argentina)
Entrenador de profesionales
nitobrea@gmail.com