Cuando nos encontramos frente a una gran variedad de catálogos de palas, nunca hemos pensado ¿y cuál es la idónea para mi? ¿cuál es perfecta para mi estilo de juego? ¿influye el peso o material en mi juego o temporada del año? Todas estas y más preguntas se resolverán en este artículo únicamente dirigido a explicar las características de la pala y el prototipo de jugador que debería empuñarla.


Comenzando siempre por los cimientos, empezaremos a explicar los materiales de los que están fabricadas. Como sabemos, los dos grandes materiales con las que están hechas las palas son de FOAM y goma EVA. Empezando por el primero, el FOAM se caracteriza por tener una mayor facilidad de salida de la bola, por lo tanto deberemos aplicar menos fuerza en el impacto y tiene un mejor tacto de bola. En cambio la EVA necesita mayor fuerza para la salida de la bola (con lo que jugadores técnicos no tienen ningún problema) y mayor durabilidad.

  Más hacia la superficie encontramos la FIBRA DE VIDRIO o FIBRA DE CARBONO. Esta primera está diseñada para gamas de palas media o bajas (ya que el coste es menor) pero ofrece a su vez, para jugadores/as pegadores, una gran potencia debido a que es más flexible que el carbono. Por otro lado, la FIBRA DE CARBONO es más dura y por lo tanto menos flexible por lo que refuerza los materiales de la pala y la hace más duradera.

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Una vez sabido el material, lo que más nos llama la atención al ver una pala de PÁDEL es su forma, existe tres tipos de pala que se caracterizan a su vez con un estereotipo de jugador:
  • PALA REDONDA: se caracteriza por ser una pala de control y de fácil manejo, suele ser utilizada por jugadores caracterizados por ser muy buenos defendiéndose. Y otra característica es el gran punto dulce que tiene.
  • PALA LÁGRIMA: pala polivalente, es decir, tiene buen control y a la vez buena salida de bola para ataques como los remates, es la más usada hoy en día. Está diseñada para jugadores muy completos y polivalentes que tienen muy buenos golpes defensivos y ofensivos.
  • PALA DIAMANTE: Esta pala es para jugadores de gran potencia y a la vez muy buenos pegadores ya que el punto dulce es reducido. El inconveniente es que su manejabilidad es muy difícil.
 Por último, pasaremos a explicar el balance de la pala, que es la sensación que tenemos cuando es “cabezona” o ligera:
  • BALANCE ALTO: es cuando decimos que la pala es “cabezona” ya que el peso de la pala está en la parte alta y se caracteriza porque es idónea para golpes de potencia. Lo malo de esto es que si no tenemos un antebrazo duro y firme, al poco tiempo notaremos el antebrazo y la muñeca sobrecargada.
  • BALANCE BAJO: es cuando el peso está más cerca de la empuñadura, se tiene una gran manejabilidad de la pala ya que su movilidad es más ligera que el anterior balance y no se nos cargará tanto la muñeca. Normalmente es para jugadores de control.
  • BALANCE MEDIO: se encuentra entre ambas definiciones, ya que sirve para potencia sin perder manejabilidad. Diseñada para jugadores polivalentes.
 Este ha sido un breve resumen y la definición de las características más sencillas que podremos evaluar en las palas ya que existen muchísimas combinaciones de materiales como el grafito, titanio… y muchas otras variables como el grosor o la personalización de las palas, etc. que se deberían de comprobar para encontrar nuestra pala idónea. Pero con este artículo tendremos unos criterios básicos para ir encaminados hacia qué buscamos y que pala es la perfecta para nosotros.

 

Muchas gracias por su atención y espero que les haya gustado y ayudado este artículo sobre los tipos de palas.

Un saludo a tod@s l@s padeler@s.

Estudiante de CCAFyD en la UAM
Monitor de pádel en el School Padel Center
Preparador fisico de pádel
Graduado en Ciclo formativo superior TAFAD