A pesar de las recomendaciones que siempre habíamos
escuchado y en contra de lo que nos tenían acostumbrados y que tanto nos insistían
que realizásemos, cada vez son más los estudios que desaconsejan losestiramientos previos a la práctica deportiva. Pero, qué hay de verdad en todas
estas nuevas teorías? Comencemos por explicar lo que dicen estos estudios,
aclarando antes que casi todos se refieren a estiramientos estáticos.
  • Aunque ha sido quizás la más importante razón esgrimida
    durante años, los estiramientos previos no
    disminuyen significativamente el riesgo de lesión
    . Es más, incluso en sí
    mismos podrían lesionarte, ya que al estar «fría» la musculatura
    pueden provocarnos una lesión. Además de producir modificaciones en la stifness
    (resistencia a la tracción) con el riesgo que esto conlleva de
    sobreestiramiento y rotura muscular.
  • En el
    caso de las DOMS (Dolor muscular de aparición tardía, con sus siglas en
    ingles), las temidas «agujetas», no
    está demostrado que eviten su aparición
    , ni siquiera que disminuyan su
    intensidad.
  • Afectan a la fuerza máxima, estudios han demostrado que tras
    un estiramiento mantenido un músculo pierde capacidad para desarrollar un
    esfuerzo al máximo de su capacidad.
  • También podrían afectar a la resistencia muscular,
    influyendo en la capacidad para desarrollar fuerza de manera mantenida,
    importante para los deportes de resistencia. Esta afirmación es controvertida y
    no todos los autores están de acuerdo.
  • Disminuyen la potencia muscular (fuerza explosiva), tan importante
    en los deportes de equipo y de raqueta.
  • Entre los beneficios de los estiramientos estáticos
    mantenidos está la relajación muscular, pero esto podría afectar al control muscular y a la propiocepción siendo un riesgo
    para ciertas articulaciones, ya que «se perdería el control» en
    gestos forzados.
Ahora bien, resulta que ahora y de repente, los estiramientos son contraproducentes y
se debería de evitar hacerlos? la respuesta es NO!
 Recordemos que lo
expuesto hasta ahora se refiere a  los
estiramientos estáticos, y entre los beneficios de los mismos se encontrarían:
  • Aumento de la relajación muscular, aunque para ello, los últimos
    estudios afirmarían que el estiramiento debe de ser mantenido no menos de 30
    segundos llegando incluso hasta los 60 segundos.
  • Aumento de la flexibilidad y del rango de movimiento, con
    los beneficios que esto conlleva.
  • Aumenta la circulación sanguínea y produce una disminución
    del dolor.
Cómo influye todo
lo expuesto en la práctica del pádel
Al ser el pádel un deporte en el que es importante una buena
potencia muscular, además de resistencia, con muchos gestos violentos (pensemos
en un remate), con arrancadas y frenadas violentas (esas dejadas o bolas a la
malla cuando estamos en el fondo de la pista), en el que se produce un gran
trabajo muscular excéntrico (esas bolas cortadas que hacen necesario agacharnos
tanto o esas salidas de cristal) y esfuerzos musculares en posiciones forzadas
(esa bola que nos supera por arriba y golpeamos «sobreestirandonos»).
Es por tanto que existe un gran riesgo
de lesiones musculares
como contracturas, roturas musculares, tendinitis…
O de lesiones ligamentosas como
distensiones y roturas.

 

Qué debemos hacer
entonces
Si tenemos en cuenta lo expuesto sobre los estiramientos estáticos (que recuerdo
que es los que históricamente nos han recomendado hacer), éstos no serían los más adecuados para realizarse
antes de la práctica del pádel
. ¿Significa esto que no debemos de hacer nada
y comenzar directamente a jugar?, rotundamente NO! De este modo solo estaremos
disminuyendo nuestro rendimiento y aumentando enormemente el riesgo de lesión.
Deberemos de comenzar con un calentamiento que ponga nuestros sistemas circulatorio, respiratorio
y musculoesquelético en condiciones de desarrollar el esfuerzo necesario. Este
calentamiento consistirá en una rutina integrada por trote suave, ejercicios de circunducción articular y estiramientos
dinámicos
. Para pasar a continuación a la parte del calentamiento especifica del deporte, compuesta por práctica de los
diferentes golpes y acciones que se desarrollan en el pádel.
Esta rutina nos servirá para optimizar nuestras aptitudes y
tener un mejor rendimiento, reduciendo además el riesgo de lesionarnos. Al finalizar la actividad, será cuando
realizaremos una serie de estiramientos estáticos
ayudando a la vuelta a la
calma del organismo y buscando conseguir una relajación muscular, logrando de
este modo una mejor recuperación muscular postesfuerzo.

 

Con estos estiramientos no se buscará conseguir una mejor
flexibilidad muscular, se tratará de  estiramientos de recuperación. El trabajo de flexibilidad muscular
debería de hacerse como una parte del entrenamiento más (como la fuerza, la
resistencia, la técnica…) en sesiones
individualizadas y especificas
para este fin, e integrando las distintas
técnicas de estiramiento existentes.
Por tanto, y como resumen, ESTIRAMIENTOS…SI! Dinámicos
antes de la actividad, integrados en el calentamiento, y estáticos, después de la
actividad, como método de recuperación.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});